La actualidad del Real Zaragoza

El análisis de Tasende. “No todos están preparados para este Zaragoza y Dani lo está”

Pablo Íñiguez, excompañero en el Villarreal B las tres últimas temporadas, analiza al lateral izquierdo: “El Zaragoza se lleva a una gran pieza y acierta de pleno”

"Técnicamente es muy bueno, para mí tiene una de las mejores salidas de balón que he visto, ya que te puede salir por la izquierda o por la derecha con la misma naturalidad. Es muy preciso en golpeos largos y fuerte en la estrategia"

Tasende, ante Lecoeuche en el entrenamiento de ayer miércoles.

Tasende, ante Lecoeuche en el entrenamiento de ayer miércoles. / REAL ZARAGOZA

Tres años compartieron en el Villarreal B Dani Tasende y Pablo Íñiguez, lateral izquierdo y central en el filial groguet, por lo que ya solo por demarcación se conocen a la perfección, puesto que se movían casi al lado en el campo, con los necesarios automatismos que eso genera. Para el defensa nacido en Burgos, sin equipo ahora tras acabar contrato con el Villarreal B, donde era el jugador más veterano de la plantilla, hay pocas dudas con el nuevo lateral zaragocista. “No todos los jugadores están preparados para jugar en este Real Zaragoza, con la presión que conlleva, pero Dani lo está”, asegura sobre el gallego.

Lo razona Íñiguez en la propia exigencia de la afición zaragocista tras tantos años en Segunda. “El Zaragoza es un equipo difícil para ir para cualquier jugador, porque hay muchas ganas de subir, mucha ansiedad por lograrlo y deseos de conseguirlo cuanto antes. Todo eso se traduce en presión y jugar con ella es bonito por el escenario que es La Romareda, pero no es nada fácil”, reflexiona el central, que añade: “Dani tolera muy bien la presión, es muy centrado, nada le despista, también es ordenado fuera del campo, lo que siempre suma”.

“En el césped es muy competitivo, muy ordenado y metido siempre en el juego. Yo hablo mucho en los partidos y me gusta estar con compañeros que lo hagan y él todo lo que no habla fuera del campo lo hace dentro”

Tasende dio sus primeros pasos en el Bergantiños y desde 2016 está en la cantera del Villarreal, al principio en La Roda y desde el juvenil en el submarino para sumar los tres últimos cursos en el filial, logrando el ascenso a Segunda en el primero de ellos y bajando en el pasado. En esos tres años ha coincidido con Íñiguez. “En el césped es muy competitivo, muy ordenado y metido siempre en el juego. Yo jugaba muy cómodo con él, porque me situaba como central izquierdo y el de lateral y nos entendíamos bien. Yo hablo mucho en los partidos y me gusta estar con compañeros que lo hagan y él todo lo que no habla fuera del campo lo hace dentro”, explica el defensa, que analiza futbolísticamente a su excompañero asegurando que “técnicamente es muy bueno, para mí tiene una de las mejores salidas de balón desde atrás que he visto, ya que te puede salir por la izquierda o por la derecha con la misma naturalidad. Es muy preciso en golpeos largos y en la estrategia también tiene su fuerte por esa capacidad en el centro y el disparo, en córners, pero sobre todo en faltas y su especialidad son las lejanas, laterales o centradas, es peligroso ahí”.

“Y tiene llegada, cada temporada acaba con varios goles”. Cuatro hizo en el ascenso del Villarreal B en la 21-22, tres en la 22-23, uno de ellos ante el Zaragoza en La Romareda, con un precioso remate de volea con la derecha que se coló por la escuadra de Cristian. En la última campaña, en 34 partidos de Liga, 31 de inicio (se perdió cuatro al principio por un fuerte esguince de tobillo) marcó un gol, al Valladolid, y dio cuatro asistencias. “Para mí ha sido uno de los mejores laterales izquierdos de Segunda en la pasada temporada, si no el mejor, y eso es muy difícil en un equipo que acaba bajando como colista, como fue nuestro caso. Tiene mucho mérito eso”.

"Destaco su humildad, es un chico muy educado, no le ves ni una mala cara ni un mal gesto. No es el alma de la fiesta en el vestuario, eso está claro porque es muy discreto"

En el lado humano, Íñiguez destaca, incluso más que sus cualidades futbolísticas, “su humildad, es un chico muy educado, callado, buen compañero, nunca le ves un mal gesto ni una mala cara en los entrenamientos ni en los partidos. No es el alma de la fiesta en el vestuario, eso está claro porque es muy discreto. Es un jugador que hace grupo”, asevera. “El Zaragoza para él seguro que es un reto, porque ese club viene de unos años difíciles pero la ambición de subir siempre está ahí”, afirma.

“Tiene potencial para jugar en Primera y podía haber dado el salto ya a esa categoría, aunque esta temporada tenía el lastre de ya no ser sub-23, pero no solo en el Villarreal, lo podía haber hecho ya en otro equipo”, cierra el central burgalés, que llega a una conclusión apabullante pero hasta lógica tras su descripción: “El Zaragoza se lleva a una gran pieza y acierta de pleno”.