No ganó la SD Huesca al Málaga en El Alcoraz y el equipo oscense sabe que ese tropiezo se subsana con un triunfo ante el Burgos en El Plantío este domingo (18.15 horas). Así lo pidió el central Ignasi Miquel. Con apenas cinco días entre partidos, el equipo entrena con la vista puesta en Burgos y con el objetivo de hacer bueno el punto de casa ganando en El Plantío. “Es un equipo recién ascendido que sabe que tiene que sumar en casa, será un encuentro muy complicado, de mucha pelea y muchas disputas. Tendremos que luchar mucho para sacar el partido, pero tenemos que ir a ganar para hacer bueno el punto del Málaga”.

Analizando el último encuentro ante el cuadro andaluz, el central tiene claro qué se hizo bien y en qué se falló. “La primera parte fue muy buena, creo que, desde que estoy yo, es la mejor que hemos hecho en casa. En la segunda parte, fallamos un par de pases al principio, eso nos hizo perder confianza y nos tocó sufrir. Son cosas que tenemos que mejorar porque esos momentos de dudas nos pueden costar muchos puntos”.

"Me queda por dar más"

Y, el defensor añadió, “llevamos muchos puntos perdidos en casa. Lo bueno es que la primera parte fue buena, sin dudas y confiados, así que toca mejorar y seguir creciendo. Al final es un empate y otra puerta a cero, que es importante. En segunda los resultados son muy cortos, así que mantener la puerta a cero o encajar pocos goles te puede dar muchos puntos”.

En lo personal, Miquel asegura estar contento, “pero me queda por dar más, llevaba tiempo sin jugar y llegué con la liga empezada, así que sé que tengo que dar más para ayudar”, dijo el central ahora fijo en el eje de la defensa azulgrana.

El catalán tiene claro que también el equipo debe ir a más. “La Liga siempre te va a dejar donde debes estar. Si estamos ahí es porque tenemos que hacer las cosas mejor, ha habido momentos en los que errores muy puntuales nos han perjudicado mucho, pero sabemos cómo es esto. Estamos cerca del objetivo e intentaremos estar más arriba”, concluía.

La baja de Joaquín

Mientras, el extremo Joaquín Muñoz, que sufre una rotura de fibras del semimembranoso de la pierna izquierda, lesión detectada tras las pruebas realizadas por los servicios médicos del club azulgrana, ha empezado este jueves la rehabilitación de su lesión, pero estará varias semanas de baja y no jugará ante el Burgos. Su baja se une a la de Ferreiro, por lo que Lombardo apunta a titular en la banda derecha con Marc Mateu en la izquierda. Mientras, Ambriz sí confía en recuperar al central Pulido y Pablo Insua está en el tramo final de su rehabilitación.