José María Aznar admitió ayer por primera vez que el Gobierno ha podido tomar decisiones erradas y tardías al hacer frente a la catástrofe del Prestige , que naufragó frente a Galicia el 13 de noviembre con 70.000 toneladas de fuel provocando el mayor desastre ecológico de España. El presidente añadió, sin embargo, que el Ejecutivo ha intentado subsanar de inmediato esas equivocaciones.

El acto de contrición se resumió en estas frases: "Es posible que hayamos cometido equivocaciones, pero hemos hecho todo lo humanamente posible para afrontar la catástrofe que nunca antes habíamos conocido en este país y para la que ningún país está preparado", "es posible que hayamos llegado tarde a determinadas situaciones, pero lo hemos intentado corregir de inmediato" y "es posible que en alguna playa hayan faltado medios, pero al día siguiente se tenían los medios necesarios".

PRIVILEGIO Aznar pudo explicarse en una entrevista de media hora que TVE emitió ayer en su franja de máxima audiencia, después de la segunda edición del Telediario y antes de Operación Triunfo . Precisamente, la oposición se quejó de ese privilegio y reclamó a TVE que dé la misma oportunidad al resto de partidos.

Utilizando un tono de "serena preocupación", como el propio Aznar definió su estado de ánimo, advirtió: "Debemos estar preparados para todo". También rechazó las críticas de que no hubiera llegado rápido la ayuda militar y aseguró que las Fuerzas Armadas han estado trabajando "desde el primer día".

Aznar anunció que visitará "cuanto antes" la zona afectada ahora que, dijo, ya ha logrado soluciones concretas para los damnificados y medidas en el ámbito internacional para evitar futuras catástrofes marítimas. Anunció que habrá un plan global para la recuperación económica de Galicia en el futuro y garantizó que las ayudas a los afectados se prolongarán "todo el tiempo necesario mientras duren los efectos de la catástrofe". Ese esfuerzo, sostuvo, no afectará al equilibrio presupuestario o déficit cero . Los gallegos, dijo, "deben saber que nunca han estado solos y que no van a estar solos".

PRIMERAS AYUDAS El presidente, que ha recibido duras críticas por no haber acudido aún al lugar de la catástrofe, dijo que el Gobierno ha actuado ante el problema "desde el primer momento". Subrayó que ayer mismo los marineros comenzaron a cobrar las primeras ayudas, a los 25 días del inicio de la tragedia, y destacó que el Gobierno del PSOE tardó "más de 40 días" en aprobar las primeras medidas cuando se enfrentó a los vertidos del Mar Egeo . Acusó además a los socialistas de "poner palos en las ruedas".

Ante las críticas por la actuación del Gobierno socialista en la crisis del Mar Egeo , Felipe González contestó ayer que Aznar podría haber empezado a poner solución en 1996 si es cierto que se cometieron "dramáticos errores y calificó la labor del Ejecutivo del PP de "un ejercicio de abandono y desidia".

José Luis Rodríguez Zapatero prefirió tender la mano a Aznar, a quien le pidió que no se enfrente solo a una tercera marea negra. El líder del PSOE le reclamó que reúna a todas las fuerzas parlamentarias para afrontar la crisis juntos.

Si el presidente del Gobierno accediera, la respuesta del PSOE sería "de máxima colaboración", según Zapatero. Fuentes del PSOE señalaron que su líder se refería a que, en ese supuesto, se rebajaría de modo sustancial la presión sobre el Gobierno, incluidas las reprobaciones parlamentarias y la petición de responsabilidades políticas que los socialistas prevén plantear en el Congreso.

"Como se trata de un problema de Estado, la respuesta deber ser de Estado", argumentó Zapatero. Mientras tanto, el PSOE ha puesto en marcha un plan de apoyo a los ayuntamiento afectados, sean "del color político que sean". Se trata de que los municipios gallegos que más sufren puedan requerir ayudas técnicas, logísticas y económicas a las autonomías y ayuntamientos que gobiernan los socialistas.

SUBVENCION Por otra parte, el PSOE reclamó ayer que el ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos, explique si su asistencia a una cacería en Lérida el 16 de noviembre, cuando el Prestige comenzó a soltar fuel, tiene que ver con la subvención de 876.000 euros a municipios leridanos a los que Cascos acude de caza. "No es descabellado sospechar que las invitaciones a estas cacerías no son a título personal, sino con la esperanza de obtener beneficios", dijo el diputado Gerardo Torres.