El Ministerio de Sanidad anunció ayer que en el 2004 aprobará una normativa que obligará a que las empresas sean espacios libres de humo y sólo se pueda fumar en zonas especialmente habilitadas. La modificación legislativa persigue que en el 2005 no se fume en al menos el 70% de los lugares de trabajo, como establece el plan nacional de prevención del tabaquismo, que fija una serie de objetivos que deberían cumplirse antes del 2007.

La ministra Ana Pastor explicó que Sanidad negocia con sindicatos y empresarios la futura norma, ya que "lo importante --dijo-- es luchar contra el tabaco desde el diálogo y el trabajo conjunto, sin dar pasos en falso, y asegurarse de que, al contrario de lo que desgraciadamente ocurre, se cumplan las normas".

MUERTES DE FUMADORES PASIVOS Según el Ministerio de Sanidad, cada año mueren en España unas 700 personas por exposición directa al aire contaminado por el humo de tabaco en centros de trabajo y de ocio. Las defunciones atribuibles como primera causa al tabaquismo se elevan a 56.000.

El Ministerio de Sanidad, que prevé reformar el actual decreto que regula los espacios sin humo para ampliarlos, se ha fijado como meta que a finales de este año no se fume en el 95% de los centros sanitarios, docentes y de la Administración. Para el año 2004 la totalidad de los centros públicos deberán ser espacios libres de humo.

La ministra anunció que también están "muy avanzados" los trabajos para transponer la directiva comunitaria que vetará totalmente la publicidad del tabaco y el patrocinio de eventos. La UE, con el compromiso de España, fijó como fecha tope el 31 de julio del 2005. "Esperamos no agotar los plazos. Es importante que el espíritu de la norma vaya calando aunque todavía no sea obligatoria. Todos sabemos que el tabaco produce enfermedad y muerte, y lo que significa publicitarlo", dijo Pastor.

Según el director general de Salud Pública, José María Martín Moreno, el comité del plan nacional de prevención del tabaquismo propondrá en diciembre los diferentes procedimientos terapéuticos para dejar de fumar. A continuación, el Consejo Interterritorial decidirá cuáles debe cubrir el Sistema Nacional de Salud y cómo se financian.

La ministra de Sanidad reconoció que no se está cumpliendo la legislación en materia de máquinas expendedoras de tabaco. Citó como ejemplos su colocación fuera de los establecimientos y la colocación de pegatinas desplegables con la prohibición en lugar de inscripciones fijas. "El problema no es la ausencia de normativa sino que la que existe no se cumple. Vamos a hacer una evaluación para comprobar todo lo que se incumple", anunció Pastor.

FUMAN MENOS VARONES Entre las medidas que Sanidad llevará a cabo al próximo año figura la prohibición de vender cajetillas de 10 y menos cigarrillos. "No se podrán vender con menos de 20 cigarrillos", explicó Martín Moreno.

Según el director general, se empieza a notar un descenso de fumadores, sobre todo varones. "En una década ha bajado más de un 5%", cuantificó Martín Moreno.