El más peligroso hacker de los últimos tiempos, el creador del virus Sasser , cayó en manos de la policía alemana, después de lograr inutilizar millones de ordenadores en todo el mundo, entre ellos los de bancos, organismos estatales e importantes compañías aéreas internacionales.

El ingenioso experto resultó ser un joven de sólo 18 años, que vivía con sus padres en la localidad de Waffensen, cerca de Rotenburgo, en el estado de Baja Sajonia, en el norte de Alemania. El portavoz de la policía de ese land alemán, Frank Federau, identificó al detenido como Sven J., quien fue apresado tras registrar su domicilio, donde se encontraron numerosas pruebas. El joven confesó los hechos y fue puesto en libertad provisional.

Los expertos de la policía creen que Sven J. es también el creador de otro virus informático, el netskv.ac , que apareció en la red el pasado martes. Es supuestamente menos peligroso que el Sasser , que se transmite vía internet de un ordenador a otro, aprovechando un vacío de seguridad en los sistemas Windows XP y Windows 2000.

Los investigadores de la policía alemana consiguieron dar con el paradero de Sven J. en una acción policial que contó con la cooperación de agentes norteamericanos de la CIA y del FBI. La operación internacional se había orientado al principio en la detención de un supuesto experto en informática que se suponía escondido en Rusia, conclusión a la que habían llegado los expertos después de agotar todas las pistas posibles en EEUU.

El virus Sasser se expande de ordenador en ordenador, con una velocidad extrema, inmediatamente después de que dos ordenadores establezcan contacto mediante internet. "Lo más peligroso de este virus es que consigue obligar a los ordenadores a reiniciarse una y otra vez, de forma automática, con lo cual quedan totalmente bloqueados", dijo un experto alemán antivirus.

NEGOCIO MATERNO El hacker detenido, había emprendido su destructora acción con la intención de potenciar el negocio de su madre, propietaria de una tienda de reparación de ordenadores. El joven, un fanático de la informática, ayudaba en el local y siempre estaba dispuesto a trabajar horas extras.

Sven J. es, según sostienen los expertos, el hacker que más daño económico ha causado en todo el mundo. Además ha actuado con una rapidez espectacular. Es un autodidacta que había logrado, a duras penas, terminar la escuela media y se proponía completar sus estudios para ingresar en la universidad y estudiar informática.