Un inspector de la Policía Nacional destinado en el paso fronterizo de La Junquera (Gerona) se encuentra detenido en Madrid por su presunta implicación en una red de tráfico de inmigrantes y prostitución. El arrestado, al que se le acusa de los delitos de soborno y tráfico de seres humanos, podría haber facilitado la entrada de irregulares para que trabajaran en el burdel de un amigo a cambio de favores sexuales.

La detención del agente de la Policía Nacional está relacionada con una operación que se llevó a cabo este mismo fin de semana en un prostíbulo, llamado Madams, situado en el mismo municipio. El propietario del local también ha sido arrestado.

ANTECEDENTES El inspector ya fue objeto de una investigación hace unos meses después de que unas prostitutas rumanas lo denunciaran por haber intentado extorsionarlas para facilitarles la entrada en el país. Aunque esta denuncia no prosperó, la brigada central del régimen interno de la Policía Nacional no perdió la pista y continuó investigando hasta hallar pruebas que relacionaban al agente sospechoso con una banda dedicada a introducir ilegalmente chicas por la frontera gerundense que, una vez en España, eran obligadas a trabajar como prostitutas en la zona. Los investigadores no descartan que algunas de las chicas introducidas en nuestro país de forma ilegal puedan ser menores de edad. La banda también traficaba supuestamente en La Junquera con inmigrantes sin papeles.

HERMANO DE UN ALTO CARGO La identidad del agente no se ha hecho pública, y solo ha trascendido que se trata del hermano de un alto cargo del Cuerpo Nacional de Policía. Aunque este es-tá destinado actualmente a la Comunidad Valenciana, había sido el número dos de la policía en Cataluña. El agente detenido prestó ayer declaración en el juzgado de guardia de Figueras (Gerona) antes de ser trasladado a Madrid.