Las mujeres comienzan a entrar con fuerza en el mundo del videojuego. Un estudio de la patronal española del entretenimiento electrónico, Adese, y de la consultora GFK revela que el número de jugadoras ha pasado del 6,7% de la población de hace dos años al actual 7,5%, en un escenario en el que los videojuegos han perdido algo de público, sobre todo entre los adultos. Aun así, 8,8 millones de españoles se declaran jugadores, el 20% de la población española.

Las mujeres han ganado cuota, sobre todo en las consolas. En dos años, desde el 2004 al 2006, se han ganado 300.000 jugadoras y han pasado de ser el 33% de los aficionados al actual 37,5%. La industria atribuye este aumento a la diversificación de los contenidos disponibles. "Con un producto atractivo, las mujeres son usuarias", señala Carlos Iglesias, secretario general de Adese. Productos como Los Sims o Nintendogs han acercado a muchas chicas al videojuego, según los fabricantes.

"Es curioso que en porcentaje de jugadores estemos casi 10 puntos por debajo de la media europea, cuando España es el cuarto mercado europeo en videojuegos", asegura Iglesias. Las cifras demuestran que el número de jugadores se ha reducido un 0,3% y que la pérdida es más sensible entre los adultos de 18 a 34 años, edad a partir de la cual desciende de forma exponencial el número de jugadores. Por plataformas, España casi iguala el ordenador con las consolas (12,5% por 13%). Lo que también arrasa son los juegos en los móviles. Más de 3,3 millones de usuarios (el 7,4% de la población) se confiesan jugadores en esta plataforma, casi el doble que hace dos años (1,6 millones, el 3,8%).