SE TRATA de un gorrión de vivos colores al que sus descubridores, un equipo de científicos anglo-colombiano, han bautizado con el nombre de los indígenas nativos de las montañas donde habita, los Yaringuíes, un pueblo nativo que practicó un suicidio colectivo para no someterse a los conquistadores españoles.