EL MINISTERIO de Sanidad y las comunidades autónomas aprobaron ayer una estrategia para combatir la diabetes que afecta al 6,5% de los adultos. El plan prevé reforzar la detección precoz sometiendo a un control anual de la glucosa a todos los mayores de 45 años, a la población de riesgo (antecendentes familiares, sobrepeso) y a las embarazadas.