CORY LIDLE, jugador de los New York Yankees llevaba los mandos del aparato que se estrelló el miércoles contra un edificio de 52 plantas de Manhattan. Le acompañaba su instructor de vuelo, que también falleció. El choque de la avioneta causó un aparatoso incendio en uno de los pisos del edificio de apartamentos, si bien no dañó la estructura del inmueble, gracias a que era ligera.