Un todoterreno Touareg lleno de antenas y radares en el capó, diseñado por investigadores de la Universidad de Stanford y la empresa Volkswagen, se impuso el año pasado en un carrera celebrada en el desierto de Mojave (EEUU), apta solo para vehículos sin piloto. De los 21 coches que se presentaron, cinco cumplieron el objetivo. El Touareg recorrió 200 kilómetros en siete horas sin salirse de la vía. En el prototipo, los ojos del conductor son sustituidos por cámaras delanteras.