Cristóbal Colón sigue sin tener una patria de origen, al menos conocida en la actualidad. Las pruebas de ADN realizadas hasta ahora por el Laboratorio de Identificación Genética de Granada "no permiten diferenciar" todavía los orígenes del almirante, aunque el equipo que dirige José Antonio Lorente se muestra "moderadamente optimista" con los resultados que arrojen nuevas técnicas que se aplicarán en breve.

Coincidiendo con el aniversario del descubrimiento de América, Lorente hizo públicos ayer los resultados del estudio llevado a cabo con 477 muestras genéticas recogidas en Cataluña y Baleares, sur de Francia y norte de Italia. La mayoría corresponden a personas que se apellidan Colom o Colombo, y otras 109 pertenecen a una población de referencia de Cataluña compuesta por varones que han vivido en dicha comunidad durante muchas generaciones pero que no se apellidan Colom.

Según Lorente, dichas muestras se han comparado con el ADN del cromosoma Y de Hernando Colón --hijo de Cristóbal Colón--, que es idéntico en ambos al transmitirse de padres a hijos varones. Dado el mal estado de los restos óseos del almirante ubicados en la catedral de Sevilla, se ha extraído una cantidad "limitada" de ADN, por lo que se recurre al material genético del descendiente y se preserva el de Cristobal Colón, "usándolo solo cuando hay garantías de éxito con técnicas validadas y aceptadas mundialmente".

CAPACIDAD INSUFICIENTE No obstante, en esta ocasión los resultados han sido negativos, ya que los marcadores genéticos usados (STRs y SNPs, manejados habitualmente) "no tienen suficiente capacidad de encuadrar a Colón dentro de un marco geográfico determinado".

El equipo de la Universidad de Granada trabaja ya en el desarrollo de otros dos tipos de marcadores, como nuevos SNPs de cromosoma Y, "que permitan mayor individualización", y mini-STRs para el uso en muestras degradadas y de bajo número de copias. Los expertos se muestran esperanzados ya que, según han explicado, "habida cuenta la variabilidad genética ya observada en las poblaciones estudiadas", los resultados obtenidos hasta el momento "anticipan que, con el desarrollo adecuado de nuevas técnicas, el ADN puede arrojar datos objetivos que ayuden a esclarecer los orígenes de Colón". Eso sí, advierten de que será un proceso "largo y lento".

Además de su origen, el equipo de Lorente estudia la identidad de los restos atribuidos al marino. Los huesos hallados en la catedral de Sevilla corresponden con certeza a Colón, pero los expertos creen que puede haber en otras partes, como en Santo Domingo, debido a los numerosos traslados que sufrió el cuerpo. Ahora confían en determinarlo con un estudio genético.