Un hombre de 42 años ingresó la noche del sábado en prisión acusado de causar quemaduras de gravedad a su compañera sentimental, de 30 años, y a una hija de esta, de 8. Los hechos sucedieron la noche del jueves en el municipio canario de Ingenio. El hombre llevó a madre e hija al hospital de Las Palmas y declaró que sus heridas se debían a una explosión fortuita de gas. Pero la versión no convenció a la Guardia Civil, que abrió una investigación.