LA ÚLTIMA JOYA de la meteorología europea deberá esperar un poco más antes de volar porque un problema no precisado frustró ayer, a 25 segundos del final de la cuenta atrás, el despegue desde Kazajstán. El Metop A es el primero de una nueva generación de satélites destinados a mejorar la predicción del tiempo.