LAS AUTORIDADES del país anunciaron ayer su intención de reanudar la comercialización de cetáceos tras casi dos décadas de moratoria, desafiando así la prohibición global que existe sobre su caza y venta como bien de consumo. Los barcos balleneros podrán reanudar la captura comercial esta misma semana.