Alcalá de Henares (Madrid) Lo que para los médicos era una menopausia precoz, primero, y una acumulación de gases, después, resultó ser un embarazo en toda regla. La mujer, de 43 años, dio a luz el pasado 14 de septiembre a una rolliza niña de 3,15 kilos y 49 centímetros de altura. Pero el embarazo no solo pasó desapercibido a los médicos. Griselda del Tránsito Navarro (en la foto con la pequeña en brazos, su marido y su otro hijo) tampoco se enteró. "La niña no se movía y yo no tenía tripa", argumentó ayer. Supo del embarazo cuando ingresó en el hospital con fuertes dolores y sudoraciones. Estaba de parto.