Aunque algunos acaban de salir de la adolescencia y el más viejo no llega a los 60 años, los ganadores del Príncipe de Asturias de Letras, Artes, Investigación Científica y Técnica y Deportes son unos verdaderos maestros en sus disciplinas. Sus logros han marcado un estilo.