El Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto por el que eleva del 40% al 80% la compensación económica a las comunidades autónomas por pacientes desplazados de otras por tener mejores centros y servicios de referencia, y a turistas extranjeros. La medida beneficiará especialmente a los ciudadanos de Baleares y Cataluña.

Según la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la nueva regulación del Fondo de Cohesión Sanitaria "refuerza la solidaridad" del sistema sanitario español.

Para hacer frente a esta subida, el Ejecutivo ha acordado elevar la cuantía del fondo, que gestionará directamente la Administración central, a casi 100 millones de euros. No obstante, fuentes del Ministerio de Sanidad precisaron que esta cantidad es provisional y ampliable y que el Fondo de Cohesión Sanitaria "se hará cargo de todas las facturas que presenten las autonomías".

El decreto también introduce mejoras para incentivar la facturación por parte de las comunidades autónomas y acercar la compensación económica a los costes reales de la atención prestada. Estas medidas, según el Gobierno socialista, contribuirán a que la cantidad a repartir entre las autonomías por la asistencia a turistas con cargo al fondo de cohesión se acerque a los 24 millones de euros en el 2006, frente a los 9,4 millones del 2005.