LA PARTURIENTA trajo al mundo a un niño, de unas 25 semanas de gestación y 800 gramos de peso, en una clínica de la Manga del Mar Menor (Murcia) a la que fue trasladada de urgencia por una ambulancia. La mujer había acudido antes a las dependencias de la policía local diciendo que tenía unos síntomas similares a los de un infarto.