Sin formación, sin incentivos económicos y con presiones para cubrir un determinado cupo de denuncias al mes. Así trabajan los miembros de la Agrupación de Tráfico del la Guardia Civil, según denunció ayer la Asociación Unificada de la Guardia Civil, que aseguró que muchas multas de velocidad podrían anularse porque el 75% de los agentes carecen del título necesario para manejar los radares. Si el guardia no llega al cupo de multas exigido por sus mandos pierde pluses económicos. O. P.