A PARTIR DEL 2015, la UE limitará las concentraciones de partículas finas contaminantes a un máximo de 25 microgramos por metro cúbico. Esas partículas contribuyen cada año a la muerte prematura de unas 350.000 personas en el conjunto de la UE. Las partículas son emitidas principalmente por los vehículos y las calderas de calefacción. E. O.