España consume un 212% más de lo que la naturaleza del país puede producir y asimilar en forma de residuos, según la edición del 2006 del informe Planeta vivo de WWF/Adena. Esto supone que se precisarían tres países como España para satisfacer el consumo al ritmo actual. El informe de esta organización ecologista, que se publica cada dos años, advierte de que entre 1970 y el 2003 los ecosistemas del país han perdido el 4% de su capacidad ecológica, mientras que la presión sobre ellos ha crecido un 97%.

En conjunto, y proyectando las tendencias actuales, para el 2050 la humanidad usará dos veces el valor de los recursos actuales, en el supuesto de que esos recursos sigan existiendo. Planeta vivo analiza también la evolución de las especies en los últimos 33 años. Las terrestres disminuyeron un 31%; las de agua dulce, un 28%; y las marinas, un 27%. En conjunto, el índice del estado del planeta ha bajado un 30%.