Pamplona. -- La supervivencia de enfermos de cáncer de pulmón aumenta hasta el 92% con exploraciones de tac anuales preventivas, según un estudio internacional presentado hoy. Los resultados contrastan con los datos actuales, según los autores, ya que en la actualidad nueve de cada 10 enfermos mueren antes de cinco años. "Se invierten los números de forma muy llamativa", resume el director del servicio de Neumología de la Clínica Universitaria, Javier Zulueta.En la investigación, llevada a cabo durante los 10 últimos años en más de 31.000 individuos, participan como únicos centros españoles la Clínica Universitaria y el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. En él, además, han tomado parte expertos de países como Estados Unidos, Japón, Suiza, Italia, Israel, Canadá y China.El estudio, publicado por la revista New England Journal of Medicine y presentado por especialistas de los dos centros navarros, se ha efectuado sobre todo con fumadores, pero también con no fumadores, personas con exposición a tabaco pasivo o exposiciones laborales, a los que se aplicó un programa de prevención precoz de cáncer de pulmón basado en el tac torácico de baja dosis de radiación.Enfermedad detectada en fases precocesDe las 31.000 personas estudiadas, se diagnóstico cáncer de pulmón en 484, de las que 412, el 85%, se encontraban en estadio 1, el más precoz de cáncer de pulmón. A partir de ahí han calculado su supervivencia a largo plazo y han concluido que nueve de cada 10 personas diagnosticadas de cáncer de pulmón mediante este programa sobreviven a largo plazo.Según Zulueta, el 85% de los cánceres de pulmón se diagnostican en los estadios 3 y 4, por lo que el pronóstico de la enfermedad es tan grave. En el estadio 1 el cáncer se puede curar mediante cirugía y en el 2, aunque se reduce la supervivencia, también se pueden conseguir buenos resultados con cirugía.Zulueta afirma que "el tac torácico de baja dosis de radiación anual puede detectar cáncer de pulmón en fases precoces, es decir, en las que todavía es curable; que la relación entre el coste y la efectividad de este programa es muy beneficiosa y que el programa es muy efectivo y supone un riesgo muy bajo para los participantes". La investigación, dice Zulueta, plantea la conveniencia de que las autoridades sanitarias adopten programas de prevención precoz."El pulmón no duele cuando se lesiona, por lo que el cáncer de pulmón evoluciona hasta tamaños grandes e invade vasos y puede llegar a producir metástasis ante de producir síntomas", explica Zulueta, quien señala que cuando el enfermo se presenta en una consulta con síntomas suele estar en fases avanzadas. Los que se detectan en las consultas en el estadio 1 suelen ser hallazgos casuales por una radiografía de tórax, un seguro de vida, o un chequeo.