Setenta y siete millones de niños en el mundo siguen sin poder ir a la escuela, una cifra muy inferior a la de hace cinco años, pero todavía "inaceptable", según el último informe sobre la educación presentado ayer por Unicef y la Unesco. Las tres cuartas partes de estos menores sin escolarizar viven en el África subsahariana y en Asia meridional y occidental, aunque en esta última región el número se ha reducido a la mitad entre 1999 y el 2004, especialmente por los progresos en la India.

"Cuatro de cada 10 niños que nacen en el mundo en desarrollo crecen sumidos en la pobreza, la desnutrición y sin poder ir a la escuela", puso ayer de manifiesto en Nueva York el director general de la Unesco, Koichiro Matsuura, en la presentación del estudio, que evalúa el programa Educación Para Todos (EPT).

AVANCE IMPORTANTE El informe revela un progreso importante en la escolarización infantil si se tiene en cuenta que entre 1999 y el 2004 el número de niños que no van al colegio se redujo en 21 millones, lo que supone un avance para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.

La región en desarrollo con más niños escolarizados es Latinoamérica y el Caribe, con el 62%, muy por encima de Asia Oriental y el Pacífico, con el 35%, el sudoeste asiático, con el 32%, los Estados árabes, con el 16%, y el África subsahariana, con el 12%. Los que más probabilidades tienen de no ir nunca a la escuela, o de abandonarla prematuramente, son sobre todo las niñas y, especialmente, las que viven en zonas rurales o muy pobres.

Por termino medio, un niño nacido de una madre analfabeta, tiene dos veces más probabilidades de no ser escolarizado que aquel menor cuya madre ha recibido alguna educación. En la presentación se leyó una carta de Laura Bush, esposa del presidente de EEUU, quien puso de manifiesto las dificultades que tienen para sobrevivir las familias cuyos miembros no saben leer.

"Si no tienen capacidad para leer, los adultos no puede tomar decisiones sabias y sensatas. No pueden leer las instrucciones de un medicamento o de un envase alimenticio", apuntó la primera dama, tras constatar que en el mundo uno de cada cinco adultos no sabe leer, escribir o realizar cálculos de aritmética elemental.

Si no se realizan esfuerzos para intensificar los programas de alfabetización de adultos, en el 2015 la población mundial de analfabetos solo habrá disminuido en 100 millones de personas, dice el informe.

No obstante, uno de los principales problemas es la falta de docentes cualificados y motivados, apunta el estudio. Solo en el África subsahariana es necesario contratar entre 2,4 y cuatro millones de profesores. Tanto en esta zona como en Asia, el número de maestras es demasiado escaso para fomentar la escolarización de las niñas y lograr que éstas permanezcan en la escuela.