El tribunal popular ha declarado culpable de dos delitos de asesinato con alevosía a José Luis Rua, el mosso d'esquadra acusado de matar a puñaladas en mayo de 2004 a su esposa y a su suegra en el domicilio familiar de Lliça de Vall (Barcelona), simulando después que los asesinatos se habían producido durante un robo cometido por delincuentes comunes. El veredicto, hecho público esta tarde, considera, por siete votos a favor y dos en contra, que el policía apuñaló a su esposa y a su suegra en el domicilio familiar, tras lo cual supuestamente revolvió el comedor y una habitación, rompió el cristal de la puerta trasera y esparció joyas y bisutería de escaso valor por la terraza para simular un robo y hacer creer que las mujeres habían sido asesinadas por los asaltantes. Tras escuchar el veredicto, la Fiscalía y la acusación particular han solicitado que se condene al acusado a 40 años de prisión, 20 por cada uno de los dos asesinatos. La defensa, por su parte, anunció que presentará un recurso de apelación contra la sentencia.