El pleno del Parlamento europeo acordó ayer incrementar en 14 millones de euros el presupuesto previsto para la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex) el año que viene. Pretende así reforzar su capacidad de control de la inmigración ilegal.

La Eurocámara quiere que el presupuesto del Frontex ascienda a 34 millones de euros, en lugar de los 20 millones que habían establecido los 25 en los presupuestos de la UE del 2007. La Eurocámara y el consejo de ministros de la UE tendrán que negociar ahora el importe definitivo que tendrá la partida. La propuesta implica casi triplicar los recursos financieros de la agencia, que están limitados a 12 millones de euros este año. E. OLIVERAS