España es el país de la Unión Europea (UE) que peor cumple los objetivos de reducir las emisiones de los gases calientes responsables del cambio climático del planeta. Las emisiones de España en el año 2010 estarán 36,6 puntos por encima del límite fijado en el Protocolo de Kioto para los países de la UE, según un informe presentado ayer elaborado por la Comisión Europea.

En la distribución del esfuerzo pactada entre los antiguos 15 estados miembros de la Unión Europea para cumplir los objetivos del Protocolo de Kioto, España tiene autorizado aumentar un 15% sus emisiones de gases de efecto invernadero respecto al nivel de referencia de 1990. Estos gases son: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), oxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbono (HFC), perfluorocarbono (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Sin embargo, las actuales políticas oficiales y las medidas adicionales previstas para los próximos años conducirán a que en el 2010 las emisiones de gases en España sean un 51,3% superiores a las de 1990, por lo que superará en 36,6 puntos su techo máximo permitido, según las proyecciones de la Comisión Europea a partir de los datos del 2004. Austria, Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Italia y Portugal también incumplirán los límites establecidos.

El informe precisa que España incrementó en un 48% las emisiones de los gases entre 1990 y el 2004. Esto se debió principalmente a las emisiones procedentes del transporte por carretera, la producción de electricidad, las calderas de calefacción y las industrias. El país, destaca el informe, registró en el 2004 el mayor aumento en términos absolutos, junto con Italia. La subida más alta se notó en la emisión de CO2 procedente de los sectores citados.

La utilización de los mecanismos del Protocolo de Kioto --compensaciones por inversiones en países extracomunitarios y los planes de reforestación-- podría permitir a España limitar el aumento de sus emisiones de gases al 42,4% respecto al nivel de 1990. Pero continuarían superando en 27,4 puntos el techo máximo fijado por los acuerdos de la UE. La Comisión Europea recordó ayer que esos techos son vinculantes y que los estados que no los respeten podrán ser sancionados.

RETO DIFÍCIL DE CUMPLIR Los antiguos 15 estados de la Unión Europea se comprometieron a reducir en un 8% en su conjunto las emisiones de los gases contaminantes en el periodo 2008-2012 respecto a la emisiones del año 1990. Con la aplicación de las políticas actuales, la reducción se limitará al 0,6% en el 2010, y si se aplican totalmente las medidas futuras previstas la reducción podría llegar al 4,6%. Por todo ello será necesario adoptar estrategias adicionales, aún no concretadas, para poder cumplir con el objetivo del 8% que marcó en su momento el Protocolo de Kioto.