Por fin. A punto de cumplirse los cuatro meses de la entrada en vigor del carnet por puntos, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha logrado finalmente retirar el primer permiso. Un automovilista de Arucas (Gran Canaria), de 40 años, ha sido el primero en recibir la notificación en la que se le anuncia que ha perdido los 12 puntos de que disponía el 1 de julio. La carta partió el miércoles de la Jefatura Provincial de Tráfico isleña junto con otra dirigida al ayuntamiento de su localidad, al que se le recordaba que la persona sancionada tiene prohibido conducir.

Según explicó a este diario el director general de la DGT, Pere Navarro, el primer conductor que se queda sin carnet en España perdió todos sus puntos "en un solo día", algo inhabitual pero que ocurre debido a la consecución de faltas muy graves. El automovilista fue cazado el pasado mes de julio circulando por la izquierda en una vía de doble sentido y, además, hizo caso omiso a las señales de los agentes. Cada una de estas infracciones graves conlleva la pérdida de cuatro puntos. Pero hubo más. Su tasa de alcohol era superior a los 0,50 miligramos por litro de aire expirado. Esta insensatez (muy grave) se castiga con seis puntos.

MULTA DE 1.200 EUROS Tras iniciar el procedimiento sancionador, el conductor "no presentó alegaciones" en ninguno de los dos momentos en los que la ley da opción a hacerlo, según fuentes de la DGT. Por eso, entre otras cosas, su expediente se ha resuelto antes que otros. Los recursos y la burocracia eternizan el proceso sancionador, que fue comparado por el director de Tráfico con el de una "expropiación". De hecho, en toda España, más de 300 conductores han agotado su saldo de puntos, aunque siguen con sus carnets.

Si el conductor canario, que además fue multado con 1.200 euros, quiere volver a conducir, deberá realizar un curso de reciclaje en una autoescuela que durará 24 horas y que le costará 320 euros. Una vez superado, y una vez que hayan pasado seis meses, tendrá que aprobar un examen teórico.

PROCESO "IMPARABLE" Navarro celebró el hecho de que la carretera tenga desde el pasado miércoles un imprudente menos, aunque admitió sentirse un tanto "abrumado y avergonzado" porque la primera sanción firme de retirada de carnet ha tardado casi cuatro meses después de la entrada en vigor del carnet por puntos. El responsable de la DGT no se atrevió a predecir si a partir de ahora habrá una cascada de pérdidas de permisos. Eso sí, subrayó que el proceso "es imparable".

Navarro añadió que la DGT ha enviado 90 cartas a conductores que han perdido, como mínimo, seis puntos. En el escrito, se les "invita" a realizar un curso de reciclaje para recuperar cuatro réditos.

El director de Tráfico --que anunció que un par de semanas el Consejo Fiscal nombrará al fiscal coordinador de seguridad vial-- recordó que el carnet por puntos sirve para salvar vidas. En su opinión, el año terminará con una reducción de la mortalidad del 9% respecto del 2005 que, a su vez, supuso un descenso del 25% respecto del 2003.