EL CONVOY de un metro ligero de Kuala Lumpur sufrió ayer un espectacular accidente en el que no hubo que lamentar víctimas, gracias a que ya habían bajado de los vagones. Tras romper una barrera de protección, un vagón quedó suspendido a casi 25 metros de altura.