Madrid. -- El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha anunciado que España impondrá una moratoria de dos años a la libre circulación de los trabajadores rumanos y búlgaros, cuyos países se integrarán en la Unión Europea el próximo 1 de enero.Moratinos ha destacado que el Ejecutivo español tiene "una política muy clara" en relación con este tema y ha avanzado que aplicará las mismas medidas que adoptó para los últimos 10 países miembros que se adhirieron a la UE, cuando también impuso una restricción de dos años."Luego, de manera natural y normal, levantamos la restricción a la libre circulación de personas, a los dos años, y fue celebrado tanto en Polonia, como en Hungría y en otros países de Europa del Este y Central", ha recordado el jefe de la diplomacia española.La estrategia del Reino UnidoMoratinos ha explicado, ante la ampliación comunitaria a los 10 últimos Estados miembros, Gran Bretaña apostó por la libre circulación, mientras que ahora planea aprobar restricciones. "Es el Reino Unido el que ha cambiado de posición, no España", ha apuntado.Asimismo, ha señalado que hay casi 500.000 rumanos trabajando legalmente en España, ha manifestado que estos inmigrantes "ya gozan de unos acuerdos bilaterales muy favorables". En este sentido, se ha mostrado convencido de que "no habrá dificultad para seguir trabajando de forma bilateral" con Rumanía.