Un nuevo asalto a la valla de Melilla repelido por las fuerzas de seguridad marroquís se saldó ayer por la tarde con un herido de bala en la pierna que no reviste gravedad. La acción fue protagonizada por 14 subsaharianos y rechazada con "disparos disuasorios", según las fuentes marroquís. Once de los irregulares fueron detenidos y los tres restantes lograron huir. Por la mañana, otros veinte subsaharianos habían llevado a cabo otro intento que también fue repelido desde el lado marroquí, informa Mustafá Hamed.

En Madrid, el presidente de Mauritania, Ely Ould Mohamed Vall, y el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, proclamaron la intención de ambos países de hacer estable el dispositivo de control conjunto de las costas. Rubalcaba vaticinó que debe seguir porque "la presión migratora va a mantenerse".