Por segunda vez en dos años, la Consejería de Salud de Cataluña ordenó ayer investigar si la clínica MC, del grupo Clínicas Barnam¨dic (CMB), ha infringido la ley española que autoriza la interrupción de un embarazo, y si su actuación no se ajusta a las premisas éticas de la profesión médica. Este expediente es consecuencia del reportaje que la televisión danesa DR emitió el pasado domingo, en el que se aseguró que dicho centro practica abortos ilegales a mujeres que superan su 30 semana de embarazo.

En dicha información, una periodista con cámara oculta fingió estar embarazada de 31 semanas y pidió interrumpir la gestación por desavenencias graves con su pareja. Los Mossos d´Esquadra abrieron ayer una investigación de oficio por estos hechos, de la que informarán al juez, aunque no han recibido denuncias contra la clínica.

El Colegio de Médicos de Barcelona podría denunciar judicialmente a la clínica MC, siempre que no lo haga antes un juez, aseguró Jaume Padrós, secretario de la entidad.

INFORME EN CONTRA El director de MC, Carlos Morin, negó ayer que su clínica realice abortos en situaciones que no se ajusten a la legalidad española y aseguró que la periodista danesa "miente", ya que el informe psiquiátrico que se abrió en la tramitación de dicho acto médico se pronunció en contra de la intervención.

"Es la misma situación que hace dos años, cuando el diario inglés The Sunday Telegraph acusó a Morin de facilitar que miles de británicas vinieran a Barcelona a abortar de forma ilegal: abrimos un expediente informativo y lo cerramos tras comprobar que la clínica actuaba de forma correcta", afirmó ayer Rafael Manzanera, director de Recursos Sanitaris. "En el 2004 abortaron en Cataluña 10 mujeres inglesas", dijo.

Morin informó el pasado septiembre a Salud de que una periodista danesa lo había entrevistado fingiendo estar embarazada, y que más tarde había vuelto a cámara descubierta. "Me dijo que estaba en situación de violencia de género y que sufría depresión", explicó Morín.

El Partido Popular y el Partido Socialdemócrata de Dinamarca pidieron ayer al ministro danés de Sanidad, Lars Loekke Rasmussen, que pregunte a su colega española sobre la supuesta práctica de abortos ilegales en España.

El doctor Josep Maria Simon, presidente de la Federación Internacional de Médicos Católicos, aseguró que las clínicas catalanas que realizan abortos ejecutan "prácticas nazis".

Salut recordó que las clínicas de Morin están acreditadas y que, hasta ahora, han cumplido la ley. Entre 1994 y el 2005 no abortó ninguna mujer danesa en Barcelona.