Repitió que es invidente y que si conducía su BMW a 154 kilómetros por hora era porque la carretera era recta y se la conocía al dedillo. Domingo Merino Arjona volvió a ser juzgado ayer en la Audiencia de Barcelona por estafar supuestamente a la aseguradora Mapfre, que fue condenada en 1998 a indemnizarlo con 546.780 euros por la ceguera total que le quedó como secuela de un accidente de moto que sufrió en 1996. Dos años después del siniestro en el que asegura que quedó invidente, la Guardia Civil lo pilló conduciendo.

Absuelto en primera instancia, el Supremo ordenó repetir el juicio, ya que en su día no se permitió que declarara una empleada de hogar que mantiene que el acusado sí veía y que no siempre iba acompañado de su esposa, que al parecer hacía de guía.