barcelona. -- La testigo Manuela C.V., citada a declarar por la empresa aseguradora Mapfre para corroborar la versión de que Domingo M.A. fingió su ceguera para poder cobrar una indemnización mayor por un accidente de tráfico, ha reconocido en el juicio que mintió "por venganza". Durante la segunda sesión del proceso, celebrado en la Audiencia de Barcelona, la que fuera empleada del hogar del acusado ha negado que viera a Domingo M.A. realizar actividades tales como leer el periódico o colgar cuadros. Esta versión se contradice con lo que afirmó dos años atrás, y que llevó a Mapfre a recurrir una sentencia que absolvía al acusado, y a solicitar ante el Tribunal Supremo la repetición del juicio. Domingo M.A. fue absuelto en el 2004 de un delito de estafa procesal por hacerse pasar por invidente para cobrar una indemnización millonaria por un accidente y que, pese a su supuesta ceguera, fue multado por circular a 154 kilómetros por hora.Declaración firmada ante el notarioManuela C.V. explicó que la mujer de Domingo M.A. "había ido contando" que ella trabajaba como prostituta en un bar, causándole un grave daño y haciéndole perder trabajo "en muchos sitios". Por este motivo, y con la intención de hacer a la familia el mismo daño que le habían causado a ella, decidió mentir. Asimismo, la testigo ha asegurado que Mapfre la llevó ante notario para que firmara su declaración aunque, según ha dicho, no sabe leer ni escribir. El acusado ha explicado que su exempleada actuó movida por una oferta de la aseguradora para que mintiese. Según ha dicho, la compañía propuso a la asistenta pagarle 3.000 euros que, al final, no ha recibido. Por otro lado, Pablo G.N., el conductor que provocó el accidente que supuestamente dejó ciego al acusado, ha manifestado que Mapfre también le citó tras el suceso para mantener una reunión. Finalmente, este encuentro se suspendió después de que él acudiera con su abogado y un notario. Peticiones de uno y seis años de cárcelPor su parte, el acusado ha asegurado que se siente "hundido" ante todas estas declaraciones "increíbles", pero también "satisfecho" porque este vuelco imprevisto en el caso demuestra el sistema de trabajo que tiene la aseguradora. Sin embargo, el fiscal entiende que el procesado engañó a los médicos que le examinaron y que no es ciego total, por lo que pide provisionalmente un año de cárcel para él y 18.500 euros de multa. Por su parte, la acusación particular, ejercida por Mapfre, solicita seis años de prisión.