UN GANADOR del último sorteo del Euromillón residente en Riemst (Bélgica) ha donado 3,75 millones de euros --la mitad del premio-- a las familias necesitadas de su pueblo, donde ya le llaman Papa Noel. Al parecer se trata de un hombre soltero, de unos 50 años y padre de dos hijos.