Francia ha ingresado en la lista de países con escáneres que desnudan a los pasajeros de avión, formada hasta ahora por Estados Unidos, Rusia, Holanda, el Reino Unido y Finlandia.

El aeropuerto parisino Charles de Gaulle comenzó ayer a utilizar este método de seguridad, aunque solo para quienes se dirijan a ciudades norteamericanas y acepten voluntariamente someterse a la prueba.

El organismo público francés que garantiza la protección en el uso de datos informáticos, la CNIL, se ha concertado con sus homólogos europeos y ha insistido en que estos escáneres deben utilizarse respetando las condiciones que aseguren el respeto de la intimidad y la vida privada de las personas. En concreto, la representación del cuerpo humano debe ser esquemática, con el rostro y las partes íntimas del pasajero desenfocados.