El centro de acogida de Boecillo, tutelado por la Junta de Castilla y León, está gestionado por la oenegé Mensajeros de la Paz, fundada por Ángel García Rodríguez, el Padre Ángel, en 1962. Dedicada en sus inicios a crear hogares de acogida para jóvenes, ha ampliado con los años su actuación a otros sectores sociales, como las víctimas de la violencia doméstica, los discapacitados y las personas mayores. En 1994 recibió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia.