El papa Francisco ha apartado momentáneamente al obispo de Limburg (Alemania), Franz-Peter Tebartz-van Elst, de 53 años, mientras se ha abierto una investigación para esclarecer las críticas contra el prelado por gastar cerca de 40 millones de euros en la construcción de su residencia.

En un comunicado difundido este miércoles por la oficina de prensa del Vaticano, se explica que el Papa ha sido informado "ampliamente y objetivamente" de la situación en la diócesis de Limburg y ha determinado que Tebartz-van Elst, conocido en Alemania como 'el obispo del lujo', "en el momento actual no puede ejercitar su ministerio episcopal".

La nota añade que se ha creado una comisión para realizar "un profundo examen sobre la construcción de la sede episcopal" y que mientras dure la investigación y a la "espera de resultados sobre esta investigación y las posibles responsabilidades", el vicario general Wolfgang Rösch administrará la diócesis de Limburg.

Tebartz-van Elst fue objeto de grandes titulares en Alemania hace 15 días a raíz del coste de las obras de su nueva residencia, en un principio presupuestada en 5,5 millones de euros que finalmente se han incrementado en al menos otros 31 hasta alcanzar la desorbitada cifra de 40 millones de euros. Según los medios alemanes, el obispo ha tratado de ocultar el coste real de las obras, que no ha dejado de crecer.