Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer en Málaga al cabecilla de una banda de pedófilos que engañaban a menores para recabar fotos y vídeos de contenido sexual. El hombre, de 38 años, creaba perfiles falsos en las redes sociales para atraer a las víctimas; en concreto, se hacía pasar por una niña. Poco a poco se ganaba su confianza, y llegado el momento les proponía un intercambio: si ellos se desnudaban, ella, la niña, también lo haría. Luego traficaba con las imágenes. Otras cinco personas fueron detenidas en el marco de la misma operación en Barcelona, Tarragona, Oviedo, Toledo y Málaga, y la policía cursó órdenes internacionales de detención para más integrantes del grupo en Australia, Brasil, Colombia y Perú. El cabecilla ya había sido detenido cinco veces entre el 2009 y el 2012 por distribución de pornografía infantil, y en Málaga, de hecho, fue sorprendido in fraganti, mientras intercambiaba imágenes pedófilas en un locutorio.