Un whatsapp de un viajero del autocar siniestrado alertó de lo que había sucedido a jóvenes que iban en otro autobús del mismo grupo. Los cinco autocares viajaba en caravana. Al no ver al bus accidentado, el conductor del cuarto autocar decidió parar y telefoneó a su compañero, sin que le contestara. Pidió a varios de los jóvenes que llamaran a sus conocidos, también sin éxito. Poco después, un whatsapp de un ocupante del bus siniestrado les alertó del accidente.