METEOROLOGÍA

Vuelve el crudo invierno a Aragón pero, ¿sabes qué significa el sistema de avisos de la Aemet?

La Agencia Española de Meteorología puede emitir tres tipos de avisos (amarillo, naranja o rojo) en función de la intensidad del fenómeno meteorológico esperado y del riesgo para las personas y los bienes

La borrasca Gérard cubrió de nieve el norte de Aragón el pasado mes de enero.

La borrasca Gérard cubrió de nieve el norte de Aragón el pasado mes de enero. / TOMÁS GALINDO

El descalabro de los termómetros en las últimas 72 horas ha sumido a la Aragón en un 'segundo invierno' después de varios días donde la primavera parecía haberse adelantado. El regreso del frío, las heladas y la nieve han ido de la mano de los avisos emitidos por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) reproducidos en prensa, radio y televisión. Hablamos de los consabidos avisos amarillo o naranja (y rojo en situaciones realmente extraordinarias como Filomena). Pero, ¿qué significado tienen? ¿qué valores se toman como referencia para calibrar esta suerte de semáforo? ¿Por qué va más allá del, por ejemplo, calor, frío o nieve propia del mes correspondiente?

Lo primero que hay que decir es que hay más de una docena de potenciales avisos relacionados con la meteorología. Quizás los más familiares para todos sean los que se emiten por las nevadas o las temperaturas máximas o mínimas o la lluvia por ser los más habituales, pero también los hay referidos al viento, los aludes, las tormentas o las olas de calor (o de frío), entre otros.

La "filosofía" de ese semáforo es poner en guardia a ciudadanos e instituciones frente a fenómenos adversos que puedan suponer un riesgo para personas y bienes materiales. Consta de tres colores que, de menor a mayor nivel, son amarillo, naranja y rojo.

Sistemas de avisos de la Aemet frente al de alertas de Protección Civil

Sistemas de avisos de la Aemet frente al de alertas de Protección Civil / Aemet

A grandes rasgos, el primero de ellos significa que el "peligro" es "bajo" y la Aemet recomienda estar atento a la predicción meteorológica, especialmente la población vulnerable o que se encuentre en zonas expuestas al fenómeno. El naranja eleva ya a "importante" el riesgo y es recomendable tomar precauciones, ya que se pueden producir "daños graves" en estas áreas. Finalmente, el aviso rojo se relaciona con un peligro "extraordinario" donde conviene seguir las predicciones más actualizadas, no viajar salvo causas muy justificadas y seguir las recomendaciones de las autoridades. Los daños potenciales pueden ser "muy graves o catastróficos". El ejemplo más claro fue la borrasca Filomena en la Ibérica zaragozana.

El siguiente paso es saber qué valores determinan en cada caso para que, primero, Aemet emita un aviso y, segundo, sea de un nivel u otro.

Valores vs. impactos

"Lo ideal sería un sistema basado en impactos, no en valores. Es decir, cómo afecta directamente a las personas, pero no es nada fácil", comienza Rafael Requena, delegado territorial de la Aemet en Aragón. En el fondo, de sus palabras se entrevé la impresión de que el sistema establecido no siempre es comprendido por la población ya que en esto se combina las sensaciones particulares con la impresión de que, simplemente, se da el fenómeno que se tiene que dar en cada estación. Sin matices ni grados.

En cambio, Requena echa por tierra rápidamente esta solución ideal: "Si la predicción no es exacta al 100%, imagina cómo se podría adelantar las consecuencias que podrían sufrir las personas".

Y es que en meteorología, el terreno puede ser más pantanoso de lo que pudiera parecer. "Hemos llegado a tener muertos con un aviso amarillo por precipitaciones. Técnicamente, el nivel de aviso fue adecuado, porque la acumulación en una hora fue de 20 litros, pero el problema es que cayeron en solo 10 minutos, es decir, se dio con una intensidad del doble de torrencial, lo que equivalió a 120 litros por hora. Por eso, es muy complicado aventurar las afecciones", recuerda el físico y meteorólogo.

Umbrales por zonas

Vale, pero ¿qué valores determinan los 3 niveles del semáforo de avisos? La comunidad está dividida en 9 zonas a ojos de la Aemet (3 por provincia) y en ellas se alojan hasta 61 estaciones meteorológicas del organismo estatal que se encargan de registrar los valores de temperatura, rachas de viento, precipitaciones y nieve. Su ubicación en la geografía puede hacer que los umbrales necesarios para activar cualquiera de los tres avisos puedan diferir mínimamente para así adaptarse a las condiciones específicas de la zona.

A modo de ejemplo, el aviso amarillo en la Ibérica zaragozana es de -4 grados, mientras que en el Pirineo son necesarios -6 grados para alcanzarlo. Lo mismo ocurre en Gúdar y Maestrazgo y en Albarracín y Jiloca. Lo mismo ocurre cuando hablamos de temperaturas máximas, tachas de viento, precipitaciones o nieve. ¿El motivo? Tratar de ajustar lo máximo posible a las condiciones geográficas específicas de la zona.

Sobre esto, Requena hace un matiz: "Aunque una estación meteorológica registrara una valor de temperatura tan baja, por ejemplo, que se pudiera encuadrar en un aviso rojo, nos fijamos también en el conjunto de esa zona para que el aviso refleje una realidad representativa del territorio". Esto contrasta con algunas muestras recabadas por meteorólogos aficionados ubicados en puntos muy concretos que pueden arrojar valores muy llamativos. "Cuando vas buscando frío, por seguir con el ejemplo, lo encuentras", sentencia el delegado territorial.

ES-Alert

Desde el miércoles 22 de febrero, España cuenta con un sistema de alertas a la población frente a emergencias coordinado por el Ministerio del Interior. Entre los eventos susceptibles de ser utilizados en este '112 inverso' se encuentran los fenómenos meteorológicos adversos. Requena desconoce en estos momentos el detalle concreto que le atañe a su campo. ¿Informará sobre una ola de calor o de frío? ¿Estará ligado, de alguna manera a algún nivel de avisos de la propia Aemet? De momento, incertidumbre. Al menos hasta que no vaya haciendo camino.

Sea como fuere, el delegado de la Aemet en Aragón aventura ciertos rasgos: "Supongo que será un fenómeno con un impacto directo sobre la población y que esté sucediendo en el momento".