La pegatina en la puerta de tu casa que te puede costar una multa de 600 euros

Las vacaciones de verano son uno de los momentos más esperados por los ladrones para robar en las viviendas

Una placa de Prosegur en la puerta de una casa

Una placa de Prosegur en la puerta de una casa / PROSEGUR

La seguridad en la vivienda es uno de los aspectos que más preocupan a los ciudadanos durante las vacaciones de verano. Las personas se llegan a obsesionar porque no pase absolutamente nada durante los días en los que se van de casa. Suelen contactar con un vecino o le dejan una llave a un familiar que viva cerca para que se dé una vuelta de vez en cuando y suba las persianas o riegue las plantas para parecer que alguien permanece allí.

Si esto no es posible, los propietarios incorporan algunos sistemas de seguridad tradicionales para espantar a los ladrones y mantener a salvo todos los objetos de valor que guarda entre las cuatro paredes de su domicilio. Lo más básico es colocar un doble cerrojo que se desarma rápidamente con cualquier ganzúa y un poco de habilidad.

Algo más eficaz es instalar alguna cámara de seguridad o una alarma que contacte directamente con la Policía Nacional si detectan algún movimiento extraño. Las empresas de seguridad están muy solicitadas en verano. El día que los operarios se desplazan hasta la vivienda para instalar todo el dispositivo de seguridad entregan también a los propietarios una pegatina para colocar en la puerta o justo al lado que avisa a los ladrones de que se avisa directamente a la policía si alguien entra en la vivienda sin permiso.

Sin embargo, algunas personas se quedan estos adhesivos sin permiso y los colocan en la puerta sin tener ningún tipo de sistema de seguridad instalado en su domicilio, es decir, están intentando engañar al ladrón. Esta simple acción puede jugarte una mala pasada y con el paso del tiempo recibir una multa de hasta 600 euros.

Tal como indica la Agencia de Protección de Datos se puede denunciar a todos aquellos que usen este distintivo con la marca de la empresa de forma ilegal porque están utilizando una marca registrada, que sufre una violación de propiedad intelectual. Las sentencias penales que se han registrado por estos casos son de multas de 3 a 6 meses de prisión. Además, la empresa puede incluso reclamar una indemnización. Si no se retira la pegatina, habrá una sanción de 600 euros al día hasta que se retire.

La OCU recomienda otra serie de maniobras para espantar a ladrones y okupas de tu casa como colocar algún cartel de cuidado con el perro.