La AEMET lanza una dura advertencia: el verano más duro ya está llegando

El efecto isla de calor se produce en las ciudades con el aumento de la temperatura en verano.

El efecto isla de calor se produce en las ciudades con el aumento de la temperatura en verano. / ÁNGEL DE CASTRO

A pesar de estar en plena temporada estival, el verano no ha llegado de la manera más usual, ya que las altas temperaturas se han hecho esperar. Y es que, a pesar de que la AEMET ha confirmado que irán subiendo las temperaturas en las próximas semanas, hay varios temporales que podrían retrasarlas aún más. 

En primer lugar, durante este domingo y el principio de la semana que viene, un frente recorrerá la península, uniéndose a otro del noroeste, provocando precipitaciones. Se prevén lluvias en varias zonas de Baleares, el sureste de la península, así como chubascos en ciertos lugares de las Islas Canarias. Por último, a medida que avance la semana se esperan episodios de lluvias dispersas en el resto del país, a excepción del sureste peninsular.

Dicho esto, parece bastante seguro que el verano terminará de llegar a partir de la mitad de la próxima semana, en la que veremos cielos despejados en todo el país. Esa estabilización de los temporales provocará una subida inevitable de las temperaturas junto a la llegada de vientos del sur y este en la zona mediterránea y Baleares. Sin embargo, las temperaturas seguirán siendo relativamente frías en comparación a otros años.

En conclusión, parece que el clima en España se mantendrá inestable a corto plazo, con lluvias y cambios de temperaturas fluctuantes. Sin embargo, se espera que el verdadero clima veraniego comience a establecerse a partir de la próxima semana, independientemente de los posibles cambios de temperatura o temporales que puedan ocasionar excepciones.