Esta es la diferencia entre autovía y autopista que desconocen la gran mayoría de conductores

Muchos se creen el falso mito de que en unas se paga un peaje y en otras no

Peaje abierto en la AP-2

Peaje abierto en la AP-2 / EL PERIÓDICO

La primera gran Operación Salida del verano está a punto de comenzar. Miles de españoles se marcharán de vacaciones el próximo viernes 28 de junio y lo harán montados en su vehículo particular camino de los destinos turísticos entre los cuales estará la costa Mediterránea.

Los conductores están ultimando los preparativos para ponerse en marcha y ver la ruta que tienes por delante es uno de los puntos más importantes. Los que piensan mucho en el bolsillo buscan las gasolineras más baratas para llenar el depósito y también eligen conducir por carreteras sin peaje, aunque tengan que dar más vuelta para llegar a su destino.

Por otro lado, la gran mayoría de conductores se decanta por las autopistas y las autovías sin conocer realmente cuál es la gran diferencia entre ellas. Existe la creencia que solamente se diferencian en que unas vías son de pago, peaje, y las otras son gratuitas para todo el mundo. Por ejemplo, la AP-2 que une Zaragoza y El Vendrell no es de pago ni la AP-1 pasado Burgos. También hay otro debate entre la ciudadanía acerca de la posibilidad de que el Gobierno de España pusiese peajes en las autovías en un futuro no muy lejano.

Y es que diferenciar entre una autovía y una autopista en la Red de Carreteras de España es muy complicado. Ambas tienen como mínimo dos carriles en cada sentido, el límite de velocidad máxima es de 120 kilómetros por hora y la mínima es de 60 km/hora. En ninguna autopista o autovía hay un cruce con otra vía y tampoco cruzan por el medio de un núcleo urbano como sí hacen las carreteras nacionales.

Su diseño

La desconocida diferencia entre una autopista y una autovía se encuentra en su origen y su diseño. Las autopistas fueron creadas de cero, de la nada, por un trayecto que nunca había existido hasta que se decidió construir este nuevo camino. Mientras, las autovías se han "comido" a algunas carreteras nacionales ya que se construyeron sobre su antiguo recorrido en los años 70 del siglo pasado. Además, según recoge la web de la empresa Zoilo Ríos, los arcenes de las autopistas pueden ser más estrechos, o contar con longitudes más cortas de sus carriles.