Manifestación

Miles de personas salen a defender los derechos LGTBI+ en Madrid: "Quieren devolvernos al armario"

Los participantes claman contra el auge de los discursos de odio en una jornada festiva y combativa

Más de un millón de personas secundan la manifestación del Orgullo LGTBIQ+ de Madrid

Agencia ATLAS / Foto: EFE

María G. San Narciso

Muchas de las personas que están detrás del Orgullo de Madrid han ido recordando estos últimos días al activista Pedro Zerolo, quien decía que los derechos se conquistanse disfrutan y se defienden. Y eso es lo que han hecho este sábado las miles de personas que han salido a la calle en Madrid para participar en la gran manifestación estatal. Lo han hecho en grupo o en pareja; ataviadas con la bandera arcoíris, uniformes a juego, plumas o la ropa del día a día, pero dejando claro que nadie va a dar un paso atrás. Que frente a la ofensiva ultra y a los recortes de los derechos sociales, está su comunidad. Y que ya no hay armarios que valgan.

No eran ni las seis y media de la tarde y la movilización ya había tomado la calle para gritar contra la ola reaccionaria y los discursos de odio, esta vez bajo el lema Educación, Derechos y Paz: Orgullo que transforma. La cabecera echaba a andar pasadas las siete de la tarde con el que ya es el himno de este día: el A quien le importa, de Alaska.

"Nuestra vida y nuestra sexualidad se viven como cada uno quiera. Tenemos que respetarnos y que se nos respete", indica José Joaquín Henares, de 60 años. Él es una de las miles de personas que ha estado celebrando y reivindicando este día que es necesario, al menos, hasta que se consiga la igualdad real. "Al final lo lograremos, pero si hay que pelear un poco más, se hace", añadía.

Yaiza, de 18, concuerda: está en la calle para celebrar este día, pero también porque "todavía no hay la igualdad" que a ella le gustaría. "Si yo salgo con mi novia a la calle no quiero que me griten, o que me digan que no nos podemos dar la mano o un beso porque somos dos chicas. Eso sigue pasando", asegura. Lo hace junto a Aster, de 17, también del colectivo. "Estamos orgullosos, pero aún hay que avanzar en muchas cosas, sobre todo en el ámbito de los colegios. En el instituto es muy común escuchar comentarios [LGTBfóbicos]", afirma.

Añade que no se trata de solucionarlo dando charlas e información, sino que también necesitan la implicación de los profesores: "Ellos escuchan los comentarios en los pasillos igual que lo hago yo, pero no hacen nada al respecto. Alguna vez que estuve mal por cosas que escuché, no dirigidas explícitamente a mí, pero sí hacia la comunidad en general, la solución era que me tenía que resbalar", añade. En su opinión, "la gente joven se está radicalizando en Madrid".

Educación

Según datos que maneja la FELGTB, ante el acoso, solo en uno de cada seis casos se sanciona correctamente y en dos de cada tres no se hace nada. En el manifiesto, que los organizadores han leído una vez que han llegado a la plaza de Colón, se exige "a todas las autoridades educativas que en los centros formativos se trabaje activamente para eliminar y cuestionar los discursos de odio". "Necesitamos escuelas libres de homofobia, bifobia y transfobia", ha asegurado Ronny de la Cruz, presidente del Cogam.

Es la forma de contrarrestar el dolor que pueden sentir aquellas personas que viven en una familia homofóbica, como ha sido el caso de Jose. "Tengo 26 años y estoy celebrando y viviendo lo que no pude a los 16 por el miedo que tenía", manifiesta. "Ahora que les den", añade.

Conseguir un gran pacto de estado contra esos discursos era otra de las reivindicaciones principales de la organización. Todos los grupos políticos, excepto Vox, se han comprometido a lograrlo, como han recalcado representantes del PSOE y PP durante la jornada.

El Gobierno en la manifestación

Entre el ambiente festivo, con canciones de fondo como Zorra, de Nebulossa; Ay mamá, de Rigoberta Bandini; o el Caliente, caliente, de Raffaella Carrà, también se ha clamado por "el fin del genocidio de Israel en Palestina". La presidenta de la Federación Estatal LGTBI+ (FELGTBI+), Uge Sangil, ha recordado a las personas racializadas, a las gitanas, a las que viven en la Cañada Real o las que tienen discapacidad.

También ha habido este año un cierto runrún en la mente de muchas personas manifestantes por la no colocación de banderas arcoíris en edificios de consistorios liderados por PP y Vox, los polémicos carteles del Ayuntamiento de Madrid con tacones y condones -pero sin bandera-, o los recortes de las leyes trans y LGTBI del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Y con el avance de la ultraderecha a nivel europeo.

Entre los marchantes se encontraban los ministros Fernando Grande-Marlaska o Ernest Urtasun. Iban detrás de la primera pancarta, con Ana Redondo y Yolanda Díaz. Lo han hecho así, como ha explicado Uge Sangil, para agradecerles el recurso de inconstitucionalidad frente a las modificaciones de la normativa trans y LGTBIQ+ de la Comunidad de Madrid o la firma del acuerdo para la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI en el ámbito laboral. "Tenemos un gobierno progresista que nos hace a todas una España mejor; que no esconde la bandera LGTBI en ningún cajón y que no nos va a meter en el armario", ha asegurado Sangil.

Hubo muchos reproches al Partido Popular. Redondo, indicaba justo antes de empezar la manifestación que "hay una ola de ultraderecha y represión que quiere devolvernos al armario", mientras que Yolanda Díaz ha acusado a los gobiernos del PP y Vox de "estar atacando a las personas LGTBI" en muchas comunidades donde gobiernan.

La vicesecretaria de Igualdad, Conciliación y Política Social del PP, Ana Alós, respondía asegurando que su partido está para defender los derechos de este colectivo en todos los ámbitos de la sociedad. "Desde el Partido Popular, gobernemos donde gobernemos y con quien gobernemos, vamos a seguir trabajando por la igualdad de todas las personas de nuestro país, especialmente por las personas LGTBI. No estamos dispuestos a dar ni un paso atrás en todo lo que tiene que ver con los valores de la igualdad", ha remarcado.

"Nunca, mientras que en el Partido Popular haya un solo concejal en un solo municipio, se permitirá un solo paso atrás en la consecución de los derechos de todos", añadía, por su parte, el diputado popular Jaime de los Santos. "Tenemos que convertirnos en el espejo en el que puedan mirarse otros países donde no se reconocen los derechos individuales", ha añadido.

A tenor de las polémicas de estos últimos años, especialmente en cuanto a la normativa aprobada o modificada, no todos los grupos están de acuerdo en la forma de defender esos derechos. Lo que sí tienen claro las 300.000 que han asistido a la manifestación, según la Delegación de Gobierno, es que con ellos no se juega.