La causa de la violación de la anciana de 94 años vecina de Tamarite de Litera podría dar un giro al contemplarse como menor de edad en el momento de ocurrir los hechos al investigado conforme a la fecha de nacimiento quo obra en su pasaporte de Gambia, 23 de enero de 2003, contaría con 17 años. El joven está en prisión.

La duda la ha generado este documento que, según pudo saber EL PERIÓDICO, todo apunta a que podría estar falsificado. No obstante también existe un informe de Fiscalía de Menores de Lérida y un NIE que refieren como fecha de nacimiento 1 de enero de 1997, por lo que sería mayor de edad cuando cometiera la agresión sexual.

Ante todo ello, desde la defensa del sospechoso y desde la acción popular en nombre de Vox que ejerce el abogado y diputado autonómico David Arranz, han solicitado al Juzgado de Instrucción número 1 de Monzón que antes de inhibirse competencialmente en favor del Juzgado de Menores se acredite plenamente la identidad del investigado, ya que existen distintas grafías del nombre y apellido del investigado, y, sobre todo, que se recurra al Instituto de Medicina Legal de Aragón para que se realicen las pruebas periciales forenses oportunas para la determinación de la edad del investigado: estudio oseométrico y dental, principalmente.

En menos de 24 horas la Guardia Civil pudo poner nombre al supuesto responsable de una brutal agresión sufrida por una anciana de Tamarite de Litera cuando esta estaba durmiendo en su vivienda. Un joven de 24 años accedió y la violó, además de pegarle una paliza para intentar reducirla.

La voz de alarma la dio la propia víctima, de 94 años, que llamó al 112 SOS Aragón para pedir ayuda una vez que su agresor se había marchado del lugar. Era de madrugada. Inmediatamente se trasladaron hasta el lugar de los hechos los sanitarios y miembros de la Guardia Civil pertenecientes al puesto de Tamarite y del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Barbastro y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Huesca. Posteriormente se activó el Laboratorio de Criminalística de la Comandancia de Huesca.

Tras asistir a la víctima que, según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, presentaba lesiones lógicas de una agresión sexual pero también en el rostro. Los agentes hallaron numerosas pruebas que le inculpan como, por ejemplo, la sangre de los cortes en la mano que se hizo cuando rompió el cristal de la ventana para acceder a la vivienda de la anciana. A ello se suma el esperma y diferentes huellas que fueron todo ello la mejor pista para poder identificar al ahora detenido, un joven de 24 años y natural de Gambia, que tiene diversos antecedes policiales y que, por lo tanto estaba fichado. Antes de llegar a la localidad, este joven que se encuentra en situación irregular en España estuvo en un centro para menores en Lérida, donde fue expulsado por su comportamiento.

Todo apunta a que el sospechoso vigilaba los pasos de su víctima, sabiendo que vivía sola y que sobre las 01.00 horas iba a sorprenderla en la cama.