Los ministros del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska, y de la República de Serbia, Aleksandar Vulin, se reunieron en Madrid para analizar los resultados de la Operación Mitikas, una investigación conjunta ejecutada por la Guardia Civil y el Servicio de Lucha contra el Crimen Organizado de la Policía serbia que ha permitido desmantelar una organización formada por personas de la nacionalidad balcánica que cultivaban marihuana en España, la distribuían por diversos países europeos y blanqueaban los beneficios en Serbia.

La operación fue iniciada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca con una treintena de registros y más de medio centenar de detenidos. El dispositivo se desarrolló en la provincia altoaragonesa, en Zaragoza y en Tarragona, tal y como adelantó EL PERIÓDICO DE ARAGÓN. El golpe policial desmanteló una banda que se había fijado en las zonas más rurales de la comunidad aragonesa, especialmente en viviendas y en naves industriales, donde cultivaban el cannabis con la intención de exportarlo a Europa.

La investigación se inició en 2019 cuando la Guardia Civil descubrió la ubicación de una plantación de marihuana en la comarca de Los Monegros tras un incendio fortuito provocado por un enganche de luz fraudulento, según informó el instituto armado. El operativo se desarrolló de manera simultánea a las 5.00 horas en una treintena de casas y naves industriales repartidas en localidades como Valls, Vila-Seca, Zaragoza capital, La Muela, El Burgo de Ebro, Cuarte de Huerva, Alcalá de Ebro, Utebo, San Mateo de Gállego, Zuera, Torralba de Ribota, entre otras, según pudo saber este diario.

Durante los registros de las naves industriales, los agentes hallaron cerca de 50.000 plantas de marihuana y una máquina industrial descogolladora empleada para separar de manera rápida los cogollos de las plantas.

España y Serbia unen fuerzas contra el tráfico de marihuana GUARDIA CIVIL

Al comprobarse la implicación de varios ciudadanos de nacionalidad serbia en los hechos, los investigadores solicitaron información a la Europol y a la Agregaduría de Interior de la Embajada de Serbia en España, que confirmó que algunas identidades coincidían con personas sospechosas investigadas en el país balcánico por hechos similares. Se creó entonces una estrecha vía de colaboración entre la Guardia Civil y el Servicio de Lucha contra el Crimen Organizado de la Policía serbia con el apoyo de Europol.

Las investigaciones en Serbia se saldaron con 157.000 euros intervenidos, además de diversos dispositivos informáticos, teléfonos móviles, dos relojes de elevado valor y otro vehículo de alta gama. En España, el operativo tuvo mayor repercusión, ya que los agentes de la Benemérita detuvieron a 31 personas, así como se incautaron de sustancias estupefacientes, dinero de curso legal de varios países y utensilios para la elaboración de los químicos.

En total, en el territorio español, donde Aragón fue la zona en la que más se operó, se localizaron 14.329 plantas de marihuana, 896 gramos de esta droga picada, 883,5 kilos de cogollos, 311 gramos de marihuana, 47 gramos de polen de hachís y 251 gramos de resina de hachís. Por otro lado, los agentes intervinieron 93.178 euros, 1.500 dinares serbios, 120 dinares macedonios, 11.600 florines húngaros, 14 teléfonos móviles, dos ordenadores portátiles, tres vehículos y una pistola del calibre 357 magnum.