El joven de 18 años detenido por llevar la voz cantante en la agresión grupal que un joven de 26 años y de Ejea de los Caballeros sufrió el pasado fin de semana ya está en la calle. El juez de guardia acordó la libertad provisional para D. J., si bien le impuso una orden de alejamiento como medida cautelar, después de rechazar la prisión provisional solicitada por la Fiscalía. El otro arrestado, menor de edad, también está libre, y un tercer implicado fue arrestado ayer por la Guardia Civil en Zaragoza.

La agresión sufrida por la víctima, a la que le fracturaron la mandíbula, no fue grabada por las cámaras de seguridad presentes en el pasaje del Muro, pero sí los momentos previos en los que se ve como la víctima, que iba acompañado por una chica, coincidió con los agresores, quienes se encontraban consumiendo en una terraza. Estos, nada más verlo, se levantaron y acudieron donde estaba el agredido, saliéndose del plano de las cámaras.

Esta situación llevó a D. J., defendido por el abogado Javier Elía, a declarar que él en ningún momento le apaleó, que solo le advirtió que se alejara de él porque tendrían problemas. Y es que, tal y como reconoció, le confundieron con un chico con el que ya habían tenido un altercado previo en Biota. La víctima no pudo reconocerles, pero un testigo sí le señaló como el principal autor de la salvaje paliza. 

La víctima fue trasladada en estado grave al Miguel Servet, donde fue de inmediato operado al ver la gravedad de las lesiones faciales que presentaba.

Se da la circunstancia de que los hechos han coincidido con las fechas en las que habitualmente se celebran las fiestas ejeanas en honor a la Virgen de la Oliva, que este año, como el pasado, han sido canceladas debido a motivos de seguridad sanitaria relacionados con la pandemia de covid. De hecho, la Guardia Civil tuvo que intervenir en otra pelea en la que un vecino de esta localidad cincovillesa clavó unas tijeras en el brazo a otro hombre. Ocurrió en plena plaza España.