Nueva operación golpe policial a la plantación de marihuana en Aragón. La Policía Nacional intervino 1.700 plantas de marihuana en un dispositivo desarrollado inicialmente en la localidad zaragozana de Movera y que acabó extendiéndose a otras poblaciones de Huesca y Teruel. Tres personas han sido detenidas, siendo el cabecilla O. I. S., de 34 años y de origen rumano, una de las nacionalidades junto a la albanesa que se ha interesado en la comunidad para convertirla en un gran campo de maría para luego exportarlo.

La investigación se inició el pasado mes de junio a partir de una serie de informaciones que localizaban en el barrio rural zaragozano moverano una posible plantación de maría. Tras una larga investigación y con la colaboración del helicóptero de la Policía Nacional Cóndor, los agentes localizaron la finca en una zona apartada del municipio. Esta finca tenía una única vía de acceso a través de un camino de tierra, donde se encuentran las viviendas escondidas por árboles y otros objetos, para dificultar su visión desde el camino principal. Además, estaba custodiada por varios perros.

Los investigadores del Grupo de Estupefacientes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón pudieron comprobar que dentro de las construcciones que había en el interior de esa finca resaltaba un gran invernadero, en cuyo interior estaban cultivando marihuana. En el registro realizado en estas instalaciones, junto con el Grupo Operativo de Respuesta (GOR), los policías hallaron numerosas plantas de marihuana en diferente estadio de crecimiento; efectos y herramientas para el cultivo (abonos, sustratos, esquejes, depósitos de agua, ventiladores, filtros de carbono); dispositivos GPS; una táser y un dron. En ese registro también descubrieron que los investigados habían enganchado de manera ilegal la red eléctrica de la vivienda al alumbrado público del pueblo.

La Policía Nacional erradica varias plantaciones de marihuana en varias localidades de Zaragoza, Huesca y Teruel Policía Nacional

El dron junto con los dispositivos GPS eran utilizados por el principal responsable de estas plantaciones para seleccionar campos fuera de la vista de terceros y que fuesen de difícil acceso y para controlar el crecimiento de las plantas. Esta misma persona poseía una táser en su domicilio por lo que también se le imputa un delito de tenencia ilícita de armas.

Pero la trama no terminaba ahí, puesto que las pesquisas señalaban a que uno de los detenidos podría estar también cultivando esta sustancia en otras localidades de Aragón. Por ello, varios agentes acudieron a la localidad oscense de La Paul donde encontraron 65 plantas de marihuana en un terreno alejado y de difícil acceso, así como utensilios de plantación. Siguiendo con la investigación conjunta entre el Grupo de Estupefacientes y el Grupo Operativo de Respuesta, varios de sus funcionarios se desplazaron también a una vivienda situada en El Temple, donde presumiblemente también podía haber otra plantación indoor. Allí, los policías realizaron un registro en esta vivienda hallando en su interior tres plantaciones indoor de la misma sustancia, además de todos los efectos para su plantación y mantenimiento.

Las pesquisas también apuntaban a que en una localidad de Teruel podrían haber cultivado marihuana en un terreno alejado. Desplazados los agentes al lugar, encontraron una macroplantación recién sembrada en el municipio de Loscos.

Macroplantación recién sembrada.

En total la Policía Nacional se ha incautado de más de 1.700 plantas de marihuana distribuidas en cinco plantaciones indoor ubicadas en dos viviendas, en Movera y El Temple, y dos plantaciones en terrenos alejados y de difícil acceso (La Paúl y Loscos).

Los tres detenidos, dos de ellos con numerosos antecedentes por hechos de la misma naturaleza, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Zaragoza, cuyo magistrado acordó la libertad provisional.