Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

Investigación

Abusan sexualmente de una joven y secuestran a otras dos en un local de ocio de Murcia

La Policía Local libera a las víctimas y procede al arresto de tres personas dentro de la discoteca | Un conductor que ayudó a las jóvenes acaba arrestado también, porque estaba en busca y captura

Los agentes acuden al local de ocio en la zona de Atalayas.

Tres hombres y una mujer acababan detenidos este lunes en Murcia en el marco de una operación de la Policía Local en la cual se liberó a dos jóvenes que habían sido secuestradas en una especie de trastero en el interior de una discoteca de Atalayas. Además, otra chica, amiga de estas, denunció que sufrió abusos sexuales por parte de un individuo al que no conocía de nada, en el interior de este local de ocio, indican fuentes policiales.

Todo comenzó con un automóvil a toda pastilla por la carretera. Un vehículo circulando a gran velocidad a primera hora de este lunes, por la carretera de Alicante, llamó la atención varios agentes de la Policía Local de Murcia adscritos al Grupo Especial de Seguridad Ciudadana (GESC). Al darle el alto comprobaron que en su interior viajaban el conductor y dos mujeres, que se encontraban especialmente nerviosas. Al preguntarles qué ocurría explicaron que una de ellas acababa de ser víctima de abusos sexuales en el interior de un local de ocio ubicado en el Carril Molino de Nelva, en la zona de Atalayas.

Además, los agentes comprobaron de que ambas mujeres y el conductor no se conocían y que él se ofreció a trasladarlas a su casa al verlas en la puerta del local de ocio. Fue entonces cuando los policías procedieron a identificar al conductor y descubrieron que carecía de permiso de conducir y que sobre él recaían dos órdenes judiciales de detención (búsqueda y personación por dos juzgados de Alicante), por lo que se procedió a arrestarle, informan fuentes policiales en un comunicado. El individuo, español de 34 años, fue detenido por un delito contra la seguridad vial y por las órdenes de búsqueda y captura.

La Policía va al local

Posteriormente, y tras haber recabado información sobre el presunto agresor sexual, varias unidades se desplazaron al local de ocio para identificarlo y detenerlo, sin embargo el establecimiento tenía las puertas cerradas, aunque había gente en su interior. Quienes habían dentro se negaban a abrir a la Policía.

Los agentes requirieron en varias ocasiones la apertura de las puertas a los responsables del local, que se negaron en todo momento pese a que se les hizo saber el motivo por el que se encontraban allí.

A su vez, la mujer que había denunciado el abuso sexual explicó a los agentes que una amiga suya se encontraba en el interior del establecimiento y que, vía telefónica, le había dicho que la tenían retenida en una habitación junto a otra joven.

Primero retuvieron a una de las chicas y a la otra después, cuando les instó a que abriesen la puerta a la Policía.

Tras más de una hora de intervención policial y requerimientos, una mujer abrió la puerta.

En el interior los agentes localizaron, por la descripción dada por las chicas, al presunto autor del abuso sexual, que fue detenido. Según refirió una de las chicas, este individuo la sometió a tocamientos contra su voluntad.

Asimismo, los agentes escucharon gritos y golpes de las dos chicas pidiendo auxilio, las cuales se encontraban encerradas en el interior de una habitación, tras una puerta que estaba cerrada con llave. Las chicas se encontraban muy nerviosas, pero en buen estado de salud.

Una vez rescatadas manifestaron que habían sido encerradas por el encargado del local, que fue detenido tras ofrecer una fuerte resistencia. Se mostró muy agresivo con los agentes. Etonces la mujer que había abierto la puerta arremetió también contra los policías y acabó detenida también.

Total, cuatro capturados: el conductor del coche, por no tener carné y estar buscado por dos juzgados; el presunto abusador, que era un cliente del local, de 42 años; el encargado del pub, de 51 años, por un delito de detención ilegal y la mujer, también de 51 años, por atentado a la autoridad, resistencia grave y obstaculizar la labor policial.

Todos los sospechosos fueron puesto a disposición de la Policía Nacional, cuerpo competente para asumir la investigación.

Compartir el artículo

stats